Historia

Moratalla inicia sus fiestas mayores el 15 de junio, festividad del Cristo del Rayo. en cuyo honor se celebran ya que en ese mismo día de 1621, estando la Iglesia Parroquial llena de fieles, se produjo el milagroso impacto de un rayo en la imagen de un Cristo Crucificado sin que sufriera daño alguno ninguno de los presentes. Destaca en esté día el Desfilo Huertano, la Ofrenda Floral, la Función Religiosa y la solemne Procesión. Pero tienen su continuación entre los días 11 – 17 de Julio. Aunque se celebran numerosos festejos como Elección y Coronación de Reina y Damas de Honor. Certamen Literario. «Albaricoque de Oro», Castillo de Fuegos Artificiales, Pasacalles Musicales y un largo etcétera, el eje central de la fiesta lo constituyen los Encierros y Sueltas de ganado bravo.

En los días previos, se pueden observar, en un vallado junto a la Casa de Cristo, las reses que entrarán en los distintos encierros. El estallido propiamente dicho, digno do vivir y admirar por los visitantes. lo constituyen las tradicionales Dianas Floreadas, acompañadas del característico Volteo General de Campanas y de gran «mena. donde la multitud, en las primeras luces del alba, salta y baila sin cesar a los compases de la música como preámbulo de los emocionantes Encierros. Éstos so celebran al modo tradicional, es decir. recorriendo el ganado bravo la vereda. campo a través. en compañía del cabestraje, de los gañanes a caballo, y de numerosos mozos a pie, en una comitiva campestre de gran plasticidad.

Hay quien prefiere «salir a esperarlas». es decir, acudir a determinados puntos del recorrido para ver pasar el Encierro antes de su entrada en el pueblo. Y, durante siete días trepidantes, nuestras estrechas calles se convienen en escenario de emociones repetidas para todos aquellos que quieran «correr con la vaca» sin más limitaciones que las de su propio valor.

Recomendamos, a quienes nos visiten en estos días, que busquen refugio en las numerosas Peñas instaladas a lo largo del recorrido. done podrán disfrutar de nuestra proverbial hospitalidad pero sin olvidar que nunca se está totalmente a salvo de sustos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies